GUACAMAYAS

La paja y el fique fundidos entre las manos de los artesanos, extraídas de las pencas maduras de fique en la ladera de la montaña. Aquí el espectáculo reside no solo en la técnica sino en la combinación de colores, que se consiguen con tinturas especiales. Se teje con el alma interior y sencillamente cada pieza enamora.